GRADO EN GEOGRAFÍA E HISTORIA

UNED

Historia Antigua I. Próximo Oriente y Egipto

Comentario de mapas

Comentario de un mapa histórico.

Mesopotamia al final del III Milenio

En torno a la última centuria del III milenio (2.190 a.C.), comenzaba la decadencia del primer Imperio de Mesopotamia, el Acadio, fundado por Sargón I de Akad. Sus últimos reyes ya tuvieron que afrontar invasiones de nómadas que amenazaron sus fronteras y la propia unidad del Imperio.

Finalmente, pueblos nómadas, que procedían de los macizos montañosos del Zagros (Lullubi y Guti), acabaron por entrar en el Imperio y derrocaron al ultimo rey acadio: Sharkalisharri.

El dominio guti, fechado entre los años 2.193-2.112 a.C., es decir, unos 132 años, si bien provocó la desintegración del antiguo reino acadio, que se transformó en ciertas autonomías locales, volviendo a la anterior situación de ciudades-estado, sin embargo, se podría decir que logró cierta brillantez y prosperidad en algunas de ellas, como la ciudad-Estado de Lagash, donde gobernaba Ur-Ban al que sucedieron sus tres yernos (II dinastía de Lagash). El último de ellos fue Gudea (o Quteo = qutu = ¿Guti?).

Éste fue un extraordinario gobernante, preocupado por las leyes y que, según las esculturas e inscripciones de él conservadas, realizó importantes construcciones y reformas.

Tras el año 2.112 a.C., los guteos fueron vencidos y expulsados por Utu Hegal de Uruk, pero éste, a su vez, fue sometido por Ur-Nammu, fundador de un nuevo Imperio denominado Ur III.

En el Imperio de la III Dinastía de Ur se aprecian tres zonas:
  1.  Países de la periferia.
  2. Países regidos por gobernadores: Susa, Mari y Assur.
  3. La zona central: antiguos principados sumerios, convertidos en provincias.

Otros reinos periféricos, aunque no dominados, reconocían la autoridad de Ur: Ebla y Tutul.

El comercio y las relaciones de Ur con el resto del Creciente Fértil y con la zona sirio-palestina: Biblos, Ugarit, Meggido, Lakish, Ebla y con Egipto del Reino Medio.

Los grandes comerciantes que ejercían este tipo de transacciones eran gentes acomodadas y a su vez funcionarios (Damgar).

Las principales ciudades de la III Dinastía de Ur fueron:

  • Nippur: Capital religiosa.
  • Uruk: Cuna de la dinastía.
  • Ur: Capital administrativa y política del Imperio.

Otras ciudades importantes fueron: Nínive, Kalah al norte; Sippar, Eshnun- na y Kish en el centro; Eridu, Umma, Lagash y Larsa al sur.

Al final del III milenio, se inició la decadencia del Imperio de Ur III. Al declive político de sus últimos reyes, se unieron las presiones en sus fronteras de nuevas invasiones: 

  • Los amoritas o semitas del Oeste.
  • Las amenazas del Elam, que acabaron con la disgregación de la zona este del Imperio, que se independizó, situando su capital en Susa.
  • La invasión de los Su (pueblo aún no identificado, tal vez, los susianos).

Fueron los amoritas quienes sacaron el principal partido de la caída del Imperio de Ur III. Asentados en Babilonia, fundaron un importante Imperio, regido por su Iª Dinastía, cuyo sexto rey, Hammurabi, lograría que esta ciudad alcanzase todo su esplendor. Su hegemonía política y su auge cultural y económico se impondrían en Mesopotamia, de tal modo que podemos hablar de la iniciación de una nueva etapa en la antigua zona mesopotámica: la etapa Paleobabilónica.

 

mapa

© Universidad Nacional de Educación a Distancia